Liquidación de besos y abrazos

Hace un par de semanas que vine por primera vez, se acercaba fin de año y debía acudir a mi gestor para realizar la liquidación económica anual. En el descansillo, justamente en la puerta de al lado colgaba un letrero:

- GESTOR CONTABLE –
Se realizan liquidaciones de besos y abrazos

Jamás pensé que pudiera existir tal cosa. Entré y tras una conversación breve quedé en traer toda la documentación necesaria. Mail, chat, mensajes sms y whatsapp, vídeos, audios, imágenes, giff. Cualquier beso y abrazo virtual recibido o realizado en este año; además de ello debía traer una relación detallada de besos y abrazos, cómo llamarlos, carnales, dados o recibidos en la piel. Hoy estoy citada para recoger la liquidación.

-Antes de entregársela me gustaría que me resolviera algunas dudas para confirmar que todo está correcto.

-Claro, dígame.

-Tenemos algunos asientos contables que se interrumpen bruscamente a partir de mediados de año, me pregunto si faltan datos de los meses siguientes.

-No, no hay más besos y abrazos a partir de esa fecha.

-De acuerdo, sí, a veces ocurre, sólo quería asegurarme. Así mismo podemos observar que, si bien tiene múltiples asientos contables de abrazos y besos regulares semanales, no hay en su documentación constancia de abrazos y besos diarios.

-No, no hay constancia de ello.

Se levanta y se va a un despacho contiguo, mientras me distraigo observando los objetos impersonales que ocupan de forma escrupulosamente ordenada la mesa, apoyada sobre mis codos me detengo en el segundero del reloj que marca las seis y media. Extiende su brazo hacia mí y me acerca un sobre arrancándome de cuajo de mis pensamientos.

-En el sobre que le entrego se encuentra la liquidación. Para que sea más fácil su lectura incluimos un balance de comprobación a modo de esquema determinado por tres colores, verde, naranja y rojo. Supongo que intuirá qué significa cada color. En el momento en que vivimos los abrazos y besos virtuales suelen ser siempre más numerosos, lo inquietante podría ser si nos acercamos a los valores del rojo, eso significaría un importante superávit quizás excesivo de virtualidad; personalmente creo que ello no es preocupante si se cubre un nivel mínimo de besos y abrazos reales; no se si me estoy explicando con claridad.

-Si, si, creo que si.

-Si me lo permite, podemos ofrecerle una variada relación de productos para corregir, en un sentido o en otro, un balance no deseado. Contamos con uno de los mejores Convertidores de Palabras en Gestos, y viceversa, es lo último que ha salido al mercado, realmente fantástico, créame.

-Vaya! Esto es mejor que convertir el agua en vino- se me escapa una risotada que me relaja oportunamente.

-No obstante, si tuviera alguna duda póngase en contacto conmigo, tiene mi teléfono.

-Gracias, y feliz Nochebuena.

Salgo de allí con el sobre aun cerrado. Me ajusto el cuello del abrigo, es una noche fría, muy fría, como es habitual en esta parte del mapa. No quiero llegar tarde, tengo muchísimas ganas de ver a la gente querida con los que voy a cenar y muchísima hambre. Antes de arrancar el coche suena el móvil, un mensaje de whatsapp: “Que pases una buena noche, beso!!”

 Bésame en esta esquina
Sol Moracho

CC BY SA

CC_BY-SA_3.0
Cualquier utilización de esta obra requiere referencia a la autora. Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.
 
Si deseas utilizar el contenido con fines directa o indirectamente comerciales y no te acoges exactamente a esta licencia, por favor ponte en contacto para que se autorice su uso.